El potencial de los vehículos comerciales eléctricos para mitigar el cambio climático y reducir la contaminación del aire suele subestimarse.

Para la mayoría de las aplicaciones de entrega urbanas y regionales, los camiones eléctricos de batería ya están disponibles comercialmente, son atractivos desde el punto de vista técnico y económico y brindan amplios beneficios ambientales, lo que los convierte en la vía tecnológica preferida para estas aplicaciones.

La mitad de la actividad total de camiones de la UE (en toneladas.km, buen indicador de emisiones de CO2) se conduce a distancias de menos de 300 km . Estos viajes podrían ser cubiertos hoy por camiones eléctricos., gracias a los nuevos modelos que actualmente llegan al mercado con un alcance de aproximadamente 300 km (suficiente para cubrir nueve de cada diez viajes). Pero la oferta limitada y la falta de estrategia de carga actualmente ralentiza la aceptación .

El informe de T&E abre nuevos caminos y muestra –basado en los flujos de tráfico de camiones de la UE– que, gracias al despliegue de 40,000 cargadores de camiones electrónicos en los ‘puntos críticos’ de movimiento de carga de la UE, ya más de medio millón de camiones pueden volverse eléctricos para 2030.

A continuación Con esta trayectoria y cumplir con su objetivo de neutralidad climática, la UE debería establecer objetivos ambiciosos para el despliegue de cargadores de camiones eléctricos, mientras que las autoridades nacionales y municipales ya deberían establecer estrategias de carga de cero emisiones para electrificar la entrega urbana y regional.

Fuente: Transport & Environment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.